fbpx

cerezas propiedades y contradicciones

Comer cerezas es bueno para nuestro organismo, y más cuando se trata de una fruta que sólo encontraremos durante la temporada de recolección, lo que le convierte en un producto fresco por excelencia. Al margen de su excelente sabor, contiene multitud de propiedades en forma de beneficios para nuestra salud. De hecho, recientes investigaciones recomiendan su ingesta porque pueden convertirse en un elemento clave, como una especie de remedio con valores medicinales para combatir algunos problemas que afectan nuestro devenir cotidiano. Te hablamos de las cerezas propiedades y contraindicaciones.

Cerezas propiedades y contraindicaciones

Propiedades

  • Vitaminas y minerales estratégicos. Las cerezas son ricas en vitaminas A y C, y cuentan con la presencia de minerales fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, como son el fósforo, el calcio, el potasio y el magnesio. También nos aportan fitonutrientes, cuyo efecto antioxidante protege nuestras células contra este desgaste oxidativo, lo que comporta minimizar el riesgo de enfermedades del corazón, y todos los problemas colaterales graves que pueden evolucionar a partir de un mal estado de nuestro músculo principal.
  • Antiinflamatorio. Uno de los atributos de las cerezas es que contienen antocianinas, unos pigmentos vegetales de color azulado, rojo oscuro o morado, cuya función es atraer a los depredadores para que consuman sus frutos y dispersen sus semillas del fruto para colaborar en garantizar su reproducción. Dichos pigmentos también repercuten favorablemente en nuestro organismo por que provoca un efecto antiinflamatorio (al estilo de un ibuprofeno), que puede ser muy útil para aliviar el dolor muscular después de la práctica intensa de ejercicio. Además, este efecto analgésico también puede desempeñar un papel preponderante en la prevención de la rigidez arterial y la hipercolesterolemia. Este alivio del dolor también beneficia a otras enfermedades de similares características, como son la artritis, el lumbago y la gota.
  • Eliminación de toxinas. El consumo de cerezas tiene tendencia a eliminar las sustancias tóxicas que se almacenan en algunos de los órganos clave para nuestro día a día, como son los casos del hígado y la vesícula biliar, imprescindibles para que nuestro cuerpo siga funcionando con normalidad.
  • Regulación del sueño. No siempre es fácil dormirse, aunque se tenga sueño en el momento de acostarse. Parece una contradicción, pero nos suele suceder más de lo que desearíamos. Para estos casos, las cerezas pueden convertirse en nuestras grandes aliadas, ya que contienen una sustancia denominada melatonina, que es una hormona producida por la glándula pineal y la responsable de regular los ciclos del sueño. Una aliada inestimable para tener el descanso apropiado y levantarnos mañana como nuevos. También se considera que el consumo de cerezas contribuye a la regulación del sistema inmune, por lo que también estaría relacionado directamente con una mejora substancial del equilibrio de nuestro sistema endrocrino.
  • Mejora de la salud dental. Tener una dentadura en buen estado es importante en todos los estados de la vida, aunque es evidente que con el paso de los años, su deterioro es inevitable Por eso, una de las recomendaciones es tomar jugo de cereza ya que esta bebida puede redundar positivamente en la acumulación de placa dental y en la prevención de la caries.

Contraindicaciones

Acabamos de ver que los beneficios por comer cerezas son incuestionables y, por tanto, su consumo es necesario y altamente recomendable porque contribuye al cuidado de nuestro organismo. Pero te hemos prometido que hablaríamos de cerezas propiedades y contraindicaciones. Y, sin embargo, aunque muy escasos, su ingesta tiene algunos puntos débiles que debemos tener en consideración:

  • Vitaminas importantes, pero escasas. Ya hemos comentado la importancia de su valor vitamínico y mineral, sin embargo, su presencia no es muy elevada, por lo que no debemos utilizarla como sustituto de otros alimentos que son más ricos por lo que se refiere a relevancia nutritiva.
  • Alergias. Como prácticamente sucede en todos los alimentos, existen personas que pueden sufrir alergias a las cerezas. En este caso, evidentemente, debemos prescindir de consumirlas.
  • Consumo excesivo. Las cerezas contienen fibra dietética por lo que su consumo excesivo nos puede provocar problemas gastrointestinales, como serían los gases intestinales, la hinchazón y los calambres.

Recordad que las cerezas son buenas para comer a cualquier hora del día, pero si realizamos una ingesta desproporcionada nunca nos van a sentar bien. Como en todos los alimentos, debemos practicar siempre una comida responsable.