fbpx

cerezas y diabetes

¿Nunca habéis pensado que la cereza es la fruta que más aspecto tiene de golosina? Es difícil encontrar a alguien a quien no le guste su textura carnosa y su gusto dulce y refrescante. De cerezas existen diferentes variedades, con aspectos variables. En este post vamos a disipar dudas sobre si esta fruta es un alimento aconsejable para las personas diabéticas. La eterna duda sobre la relación de cerezas y diabetes. Sabremos si su consumo es adecuado o no, respondiendo a la controvertida pregunta: cerezas y diabetes ¿cómo coopera esta fruta con la enfermedad?

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una dolencia asociada a altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. El páncreas produce la insulina, encargada de que ese azúcar sea aprovechado por las células para para producir energía. Si la insulina llega de manera deficiente, la glucosa queda en la sangre y puede causar problemas de salud.

Diabetes tipo 1

El cuerpo no produce insulina. Estos pacientes tienen que administrarse insulina para sobrevivir.

Diabetes tipo 2

El cuerpo produce insulina de forma inadecuada. Es el tipo más frecuente. Suele desarrollarse en personas de mediana edad, con problemas de peso o mala alimentación. También tiene un factor hereditario.

Problemas de salud ocasionados por la diabetes

  • Cardiopatías.
  • Accidentes vasculares.
  • Mal funcionamiento de los riñones.
  • Problemas oculares, dentales, del sistema nervioso.
  • Problemas en los pies.

¿Podemos comer cerezas siendo diabéticos?

Cerezas y diabetes. Para poder contestar a esta pregunta de forma rigurosa os mostramos el perfil nutricional de la cereza y si esta fruta puede o no tener algún impacto en el azúcar de la sangre.

10 cerezas (aproximadamente 100 gramos, contienen:

  • 50 calorías.
  • 12 gramos de hidratos de carbono.
  • 22 gramos índice glucémico.
  • 4  carga glucémica.
  • 1 gr. proteína.
  • 8,5 gr. azúcar.
  • 1,6 gr. fibra.
  • 86  gr. agua.

Vemos como el índice y la carga glucémica de las cerezas es bajo, así como su aporte de carbohidratos. Esto nos lleva a la conclusión que, con moderación, la cereza puede incorporarse como parte de una alimentación balanceada, ya que no provocan un aumento de azúcar en sangre, totalmente contraproducente en la diabetes.

Tres observaciones para disipar dudas:

  • Las variedades de cerezas más ácidas son más aconsejables.
  • Es mejor consumir la fruta fresca, en lugar de enlatada o en almíbar.
  • La tolerancia a los hidratos de carbono es diferente en cada persona diabética. Por eso es importante que cada paciente mida la cantidad de glucosa en sangre antes y después de la ingesta de cerezas, para averiguar cual es la ración más adecuada para cada uno.

Beneficios de la ingesta de cerezas en diabéticos

Según estudios recientes realizados en EEUU, las cerezas, como muchas otras frutas, contienen antocianina, que es la responsable del rojo intenso y brillante. Este producto químico se ha demostrado eficaz en la reducción del riesgo de enfermedades cardíacas.

Lo que se ha descubierto recientemente en experimentos en roedores es que las células del páncreas producen más insulina cuando entran en contacto con las antocianinas. En algunos casos, las células pancreáticas llegaron a producir un 50% más de insulina.

Propiedades beneficiosas de las cerezas

Ahora que sabemos que, con moderación, también las personas diabéticas pueden consumir las deliciosas cerezas, vamos a enumerar los beneficios que aportan a nuestra salud:

  • Contienen antioxidantes: al ser una fuente rica en vitamina A y C, ayudan a aminorar los efectos de los radicales libres, responsables de algunas enfermedades serias, como algunos tipos de cáncer.
  • Son una excelente fuente de fibra: en consecuencia, ralentiza la digestión favoreciendo que el metabolismo del azúcar se dispare.
  • Son beneficiosas para el corazón: las cerezas son una fuente excelente de potasio, que regula el ritmo cardiaco y la salud de las arterias.
  • Tienen efectos anti-inflamatorios. Especialmente en deportistas, ya que ayudan a reducir las molestias y dolores causados por tendones y músculos estresados después de duros entrenamientos, favoreciendo la recuperación del tono muscular.

¿Sabías que las cerezas también son conocidas como “el alimento del cerebro”? Sus propiedades nutricionales previenen la pérdida de la memoria y ayudan a que nuestro cerebro se conserve ágil y en forma mucho más tiempo.