cerezas del prunus avium

Queremos que tu salud sea la mejor posible. Es por eso que en Cerezas Delizia estamos emocionados por contarte todos los beneficios de los frutos que debes comer todos los días: las cerezas del prunus avium. Es importante que tu alimentación sea balanceada puesto que de ella lograrás mantener los índices necesarios de nutrientes con los que tener tu cuerpo y mente saludables.

Pero a veces, entre tantas opciones, perdemos el norte de cuáles frutos son los ideales. Es por ello que te vamos a contar el porqué jamás te puedes olvidar de las cerezas cuando hagas las compras del mercado.


Cerezas Delizia


¿Cuáles son las cerezas?

Las cerezas son frutos que se cosechan gracias a un cierto tipo de árbol denominado Prunus. Si bien de este existe una gran variedad, son clases muy específicas las que se toman en cuenta como especie productora. Los dos más populares son el Prunus avium y el Prunus cerasus. En el caso de las cerezas dulces de color rojo oscuro, estas provienen directamente del prunus avium. Otro hecho bastante particular es que las cerezas no son guindas. Aunque son frutos igual de populares y un tanto parecidos, en realidad solo vienen siendo de la misma familia. 

Beneficios populares de las cerezas del Prunus Avium

Tal como ves, la lista de frutos dulces es bastante larga, pero no queremos que te vuelvas nada cuando te toque elegir en el mercado. Es por eso que acá vas a encontrar los beneficios más populares de las cerezas Prunus Avium. Las cerezas, en este caso, las cerezas Delizia, están cargadas de vitamina C, vitamina A, ácido fólico y son bajas en azúcar. Tienen un índice glucémico de 22 y son recomendadas para personas diabéticas además de las que quieran mantener su peso. De hecho, se le considera como una de las frutas para deportistas porque ayuda en la regeneración celular y es antiinflamatoria. Y todo se esconde en su vistoso color. 

El color de las cerezas

Las antocianinas son las responsables del particular color que tienen las cerezas y también del que representen grandes aliadas contra el envejecimiento prematuro. Estas tienen poder antioxidante, lo que equivale a cuidar el estado de cada una de nuestras células de agentes libres y nocivos. De hecho, se les considera responsables de proteger el corazón de ataques cardíacos e incluso reducir el riesgo de cáncer. Hasta el momento se han podido identificar 400 clases diferentes, pero por lo general, suelen estar concentradas en la cáscara.  En sí, la antocianina es considerada como una clase de pigmento natural hidrosoluble. También se le considera responsable de darle esa tonalidad a otras frutas como la uva o los arándanos. 

Estudios sobre las cerezas

Ahora bien, las cerezas destacan del gran número de frutos de vibrante color, en parte, no solo por su sabor, sino por los estudios que han comprobado buena parte de sus beneficios.

Las que más flavonoides tienen

Un estudio de la Universidad de Arizona descubrió que uno de los frutos con mayor cantidad de flavonoides son las cerezas, los cuales se ha comprobado que tienen diferentes propiedades, tales como:

  • Limpian el sistema de radicales libres.
  • Contienen efectos antimutagénicos, antihemorrágicos, antibacterianos, anti-alérgicos,  anti-carcinogénicos, vasodilatadores y hepatoprotectores. 

De hecho, el ganador del premio Nobel de Medicina del año 1937, Albert Szent-Györgyi, los descubrió y los bautizó: la vitamina P.

Tan buenas como el ibuprofeno

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan determinaron que las antocianinas de las cerezas son excelentes para calmar el dolor. De hecho, el investigador Muralee G. Nair fue capaz de comparar su eficacia con una de las aspirinas más conocidas en el ámbito.

Es tan buena como el ibuprofeno – afirmó – y algunas de las drogas antiinflamatorias no esteroidales”.

Ideales para una rápida recuperación

En la Universidad de Western fue comprobado el alto valor que las cerezas tienen para atletas de alto nivel. Se puso a prueba el jugo de cerezas ácidas como alternativa para la recuperación muscular tras una intensa jornada de ejercicio. 

Luego de examinar a 14 hombres fue posible concluir que la recuperación de la fuerza fue mucho más rápida, a su vez, la reducción del dolor post-entrenamiento. 

¿Cuántas cerezas se pueden comer en un día?

Tú puedes comer hasta 20 cerezas del Prunus Avium por día. En el caso del estudio a los atletas, fueron utilizadas 12 onzas de jugo. Aunque parezca una cantidad descabellada, no solo se trata de la cantidad de beneficios que logran aportar. Bien sea alguien que practique deporte o que simplemente desea cuidar su alimentación, las cerezas tienen todas las de ganar para convertirse en tus nuevas aliadas. Las cerezas son uno de los frutos que menor índice glucémico posee y son ideales en cualquier momento del día. Su sabor es versátil para todo tipo de preparaciones. Y si te es difícil imaginarlo, descuida porque más adelante te vamos a dar tres recetas con las que podrás degustarlas cuando lo desees. 

Algunas recetas que nos encantan:

Receta de gazpacho de cerezas

Es una de las recetas más fáciles de preparar por lo que aun cuando seas un pichón en la cocina te va a quedar como si hubieses salido de MasterChef. Toma nota:

  • Necesitarás 500 gramos de tomate, 250 gramos de cerezas, 1 pimiento verde, 1 cebolla, 50 gramos de pan duro, 100 ml de aceite de oliva, 20 ml de vinagre de manzana y 200 ml de agua.
  • Lo primero es deshuesar las cerezas y colocar a remojar el pan en el agua. Aparte, en una batidora agregamos el resto de ingredientes troceados y luego mezclamos todo muy bien. El resultado debe ser una crema fina. Puedes ayudarte con un colador para que resulte una exquisitez tanto al ojo, como al gusto y al tacto.

Receta de pollo con cerezas

Con esta te vas a ganar los halagos de todos en la mesa. Nutritiva, diferente y deliciosa. Apunta bien los ingredientes y date un lujo con lo mejor de las cerezas Delizia.

  • Salpimenta 4 pechugas de pollo y llevalas a un sartén para dorarlas por ambos lados. Luego, pásalas a una bandeja de horno y deja que se cocinen por 30 minutos a temperatura media.
  • En una olla, cocina 30 gramos de cerezas deshuesadas con ½ taza de agua, 4 cucharadas de azúcar y una cucharada de vinagre balsámico. Aplasta las cerezas y mantén el fuego lento.
  • Agrega 2 cucharadas de mermelada de cerezas y deja que reduzca. Finaliza sirviendo las pechugas y bañalas con la salsa de cerezas que pueden ser Prunus Avium.
Abrir chat
1
¡Hola! 👋🏻
Si necesitas ayuda, podemos ayudarte vía WhatsApp o llamada telefónica.